Glosario

Glosario Ordenado alfabeticamente.

Pinche sobre la letra para ver la lista de términos correspondientes

a | b | c | d | e | f | h | i | j | l | m | n | o | p | r | s | t | v
Reset list
Recesión -  Es un término un tanto impreciso que alude a una aguda disminución en la tasa de crecimiento económico o a la declinación modesta en la actividad económica. Es muy diferente a una depresión que es una caída más severa y prolongada. Las recesiones son una característica de los ciclos de los negocios. Dos sucesivas disminuciones en la tasa de crecimiento real, cuatrimestral, constituiría una recesión.
Regla de oro -  1. Es la idea que postula que el gobierno debería prestarse cada año, solamente un monto igual al financiamiento requerido para sus inversiones y no para financiar los gastos corrientes. Esto implica que el presupuesto corriente de gastos debería estar siempre en equilibrio. La regla de oro podría ser interpretada como diciendo que debería haber, un déficit estructural no mayor al nivel de inversiones. 2. Alternativamente la regla de oro podría entenderse como el nivel de ahorro e inversión necesarios para que una economía tenga un crecimiento balanceado y suficiente para maximizar el valor del consumo por habitante a largo plazo. La regla implica que, bajo un número de suposiciones restrictivas, la tasa de crecimiento de la población, de la producción y del stock de capital debería igualar a la tasa de interés real. Esta regla algunas veces se ha denominado “regla de la tasa de interés biológica”, ya que se estipula que los proyectos de inversión deberían ser descontados por la tasa de crecimiento de la población. Esto implica que la porción de beneficios en la economía debería ser igual a la proporción de ahorros e inversiones. Nota: Las definiciones 1 y 2 de este párrafo están claramente relacionadas. Si la regla en la definición 2 se cumple será el caso en el que un gobierno que cumpla con la regla en la definición 1 tendrá intereses pagados sobre su deuda iguales al valor de sus préstamos. Este gobierno estaría en una posición de equilibrio. Se estaría prestando para invertir, y los retornos de estas inversiones alcanzarían para pagar su deuda. La conducta de un gobierno en la definición 1 es, por tanto, consistente con la regla de oro de la definición 2.
Regulación -  Es la supervisión y el control del gobierno sobre las actividades económicas de las empresas privadas en el interés de la eficiencia económica, justicia, equidad, salud y seguridad. La regulación tiene una larga historia, anterior a la Revolución Industrial, y toma diferentes formas. Las externalidades tales como el ruido y la polución entre otras razones han hecho necesario regular el transporte de caminos y el aéreo. La tentación de los productores para coludirse (oligopolio) o explotar otras formas de poder monopólico, también requieren políticas de regulación (políticas de competitividad). Recientemente, los economistas se han interesado más en la regulación de monopolios naturales como en el caso de los servicios públicos Esta regulación se ha concretado en un modelo para asegurar el interés público, luego del reemplazo de la propiedad estatal de los servicios. La elección entre diferentes regímenes regulatorios: regulación de precios, regulación de la tasa de retorno o algunas veces la competencia en base a estándares, son todas diferentes aproximaciones al mismo objetivo. El sistema de regulación de los servicios financieros ha estado bajo reciente revisión. Existe también un reciente interés en la justificación y en el análisis de las consecuencias de un rango más amplio de instrumentos regulatorios. Estas otras formas de regulación incluyen medidas que salvaguardan los derechos de los trabajadores, las que regulan los sindicatos, el sistema financiero, la privacidad personal, la salud, y la seguridad en el trabajo, derechos de pezca, el crédito a los consumidores, la seguridad en la alimentación y los medicamentos, el entrenamiento industrial, las licencias de los comerciantes de las calles y taxistas, etc. La regulación puede ser impuesta por la promulgación de leyes, dejando la supervisión de su cumplimiento a determinadas agencias regulatorias especializadas o también puede ser aplicada promoviendo la autorregulación a través del reconocimiento y, en algunos casos la delegación de poderes, a ciertos grupos voluntarios. A pesar de que la regulación podría ser necesaria para prevenir los abusos del poder monopólico, o para preservar la salud y la seguridad, o para corregir externalidades u otras fallas del mercado, existe el riesgo de que los costos de la regulación excedan los beneficios sociales de su existencia. Estos costos incluyen los costos administrativos del gobierno o agencias regulatorias y aquellos que los economistas llaman “carga excesiva”. Por “carga excesiva” se entienden los costos impuestos a la sociedad como un todo a través de la obstrucción al funcionamiento del mercado, por ejemplo, con la creación de barreras de entrada, la reducción de la competencia o de la innovación. La medición de una “carga excesiva” es necesariamente imprecisa. Los intentos que se han hecho para medir los precios y la intensidad de la innovación antes y después de la desregulación, han indicado que estos costos podrían ser substanciales. El rápido crecimiento de la regulación después de la segunda guerra mundial ha creado gran preocupación sobre los costos de la regulación y ha motivado un llamado para la reforma y, aún más, la abolición de los requerimientos regulatorios, es decir, la desregulación. Ha existido alguna desregulación, pero nuevas demandas para incrementar la regulación existen todo el tiempo.
Relación capital – producto -  Es el ratio que se calcula dividiendo el nivel de producción entre el stock de capital requerido para producir este. La relación incremental capital - producto es la relación que se calcula dividiendo el cambio en la producción por el cambio en el capital utilizado, la inversión. La relación entre los incrementos de capital (inversión) y de la producción, está explicada por el principio de la aceleración, donde la relación incremental capital – producto es el coeficiente de aceleración. La interdependencia entre el capital y la producción juega un importante papel en la teoría del crecimiento, en la cual varias suposiciones acerca del coeficiente de aceleración ratio son exploradas. Por ejemplo: a) el coeficiente podría ser asumido como una constante fija o como en la economía marxista se puede suponer que se incrementa lo que implica que la tasa de beneficio obtenido en las inversiones cae.; b) la mano de obra y el capital podrían ser sustitutos perfectos, dependiendo del salario y de la tasa de interés, y c) el capital podría incorporar el progreso técnico, lo que significa que las nuevas inversiones son más eficientes que las antiguas, de manera que el ratio cae cuando el capital antiguo es reemplazado.
Renta económica -  Es la diferencia entre el retorno que recibe un factor de producción, y el retorno necesario para mantenerlo en su ocupación actual. Por ejemplo, a) si los ingresos de un neurocirujano son $ 100.000, pero la otra ocupación posible para este es la enfermería donde percibiría $ 20.000, la renta económica del neurocirujano es de $ 80.000, el cirujano seguirá haciendo su trabajo actual mientras su ingreso por la cirugía fuera mayor a $ 20.000, y b) Los beneficios excedentes que obtiene una firma son también renta económica. En competencia perfecta, no existen rentas económicas para ningún factor, porque los cambios en la oferta empujan hacia abajo a los precios de los insumos y del trabajo hasta los niveles exactos para mantenerlos ocupados. En general, las rentas económicas se producen cuando los cambios en la oferta de este tipo no son posibles, por ejemplo, para un neurocirujano con especialidades raras o para monopolios protegidos por barreras de entrada. Las rentas económicas verdaderas son las únicas que pueden ser sujeto de impuestos sin causar distorsiones en la asignación de recursos.
Riesgo -  Es una situación en la cual el número de posibles eventos futuros excede al número de eventos que seguramente ocurrirán, y en la que alguna medida de probabilidad puede ser asignada a estos eventos. Esta definición distingue al riesgo de la incertidumbre que es aquella situación en que las probabilidades son desconocidas. Un jugador, por ejemplo, enfrenta un riesgo porque podría ser muy rico mañana o muy pobre, dependiendo de si la bola de la ruleta entra al agujero correcto, conociendo las probabilidades de que esto ocurra. Se asume normalmente que a los agentes económicos no les guste el riesgo (son aversos al riesgo), y es así que los activos financieros que sean más riesgosos requieren niveles de retorno más elevados, para que el inversionista tenga incentivos de adquirirlos.
Riesgo moral -  Es la presencia de incentivos para que los individuos actúen de tal forma que incurran en costos que ellos no tienen que soportar o pagar. Un típico ejemplo es el seguro: cuando se asegura una casa en contra de robos, existe menos incentivo para ser tan cuidadoso como si uno se encarga personalmente de su protección. Otro ejemplo, sería el incentivo de encontrar un trabajo – tal vez uno que no le satisfaga plenamente – debido a la existencia de beneficios del Estado para los que buscan trabajo. El riesgo moral es una distorsión de mercado creada por información imperfecta, por ejemplo, para el asegurador de distinguir entre el buen comportamiento o el mal comportamiento de los asegurados.
Riqueza -  Es el stock de activos que mantiene cualquier unidad económica y que tenga rendimientos, o tenga la potencialidad de generar rendimientos de algún tipo. La riqueza puede tomar una multitud de formas, por ejemplo, el efectivo, depósitos bancarios, préstamos o acciones, que son todos activos financieros. Diamantes, fábricas, y casas son ejemplos de activos físicos. A estos se debería adicionar la riqueza humana, que es el potencial de generar ganancias de los individuos. Estas formas de riqueza pueden ser divididas entre aquellas que constituyen una obligación para otros agentes económicos (ej: los préstamos) y aquellas que no, (ej: activos físicos). Para la sociedad como un todo, es solamente ésta última la riqueza que interesa: la riqueza neta. Tal como en una familia, si un hermano se presta $100 de su hermana, este dinero sigue siendo parte de la riqueza de la hermana pero no de toda la familia y menos aún ese préstamo aumenta la riqueza de toda la familia. En mercados perfectos, los activos deberían ser valorados al valor presente del ingreso futuro que pueden generar. De cualquier forma, la noción del ingreso es amplia y puede incluir, por ejemplo, la satisfacción de los propietarios de poder exhibir una pintura. El mayor volumen de riqueza de muchos individuos es mantenido en la forma de una casa o en la inversión acumulada de activos financieros en fondos de pensiones.