Mejores prácticas

Sistemas de pago como herramienta competitiva

14 Aug 2012 0 comentarios
pay with square

La facilitación del comercio ha estado siempre en el centro de la atención de los hombres de Estado y de negocios. Son múltiples los ámbitos en los que se han producido innovaciones portentosas para facilitar el encuentro entre oferentes y demandantes de un universo de bienes y servicios en constante expansión. Uno de los campos en los que el intercambio de bienes ha encontrado una enorme facilitación ha sido en el desarrollo de los sistemas de pagos domésticos e internacionales. El trueque fue desplazado por el uso del dinero y, desde que éste fue adoptado, no han cesado los avances y transformaciones que ampliaron el concepto del dinero más allá de su clásica representación en el papel moneda. El cheque y las tarjetas de crédito han sido revoluciones que marcaron época en su tiempo, pero poco a poco están quedando relegadas por nuevos y masivos cambios en el mundo del dinero.

La innovación en los sistemas de pagos es hoy en día un asunto que no solamente compete a banqueros y financistas. Atinge, por igual, a todas las empresas que tienen productos en el mercado, especialmente a las que venden al detalle. Esto es así porque las transacciones más habituales, las cotidianas, de valores más reducidos, hacen necesario disponer de dinero en todo momento pero es muy difícil programar la cantidad que debemos llevar en la billetera cada día. Así, este tipo de transacciones ofrecen un campo fértil para el progreso técnico, especialmente para lograr más agilidad y seguridad en las transacciones. En cambio, las operaciones comerciales que involucran grandes valores, que son más predecibles e incomodas de resolver en efectivo, están mejor atendidas por los sistemas de pagos más convencionales ofrecidos por las entidades financieras.

Un estudio sobre los medios de pago en las operaciones al detalle, realizado por el del Banco Internacional de Pagos Internacionales, más conocido por sus siglas en ingles como BIS[1], revela, por ejemplo, que el cheque está quedando en desuso en muchas partes del mundo. Por ejemplo, en Bélgica, apenas el 0.3% de todas las transacciones que no involucran uso de dinero en efectivo se realizan con cheques, en cambio, en México, ése porcentaje es el 18.5%. El uso de tarjeta de crédito es dominante, pero menos de lo que se podría imaginar. Un 53% de todas las transacciones sin dinero se realiza con tarjetas de crédito, pero en éste porcentaje inciden países en los que el uso de tarjetas de crédito comprende casi la totalidad de las transacciones sin efectivo, como es el caso de Arabia Saudita, pero también países donde el uso de la tarjeta de crédito está relegado a menos de la quinta parte del total, como es el caso de Alemania. El dinero electrónico está tomando más y más importancia. En Singapur se da un caso extraordinario ya que el 86% de sus transacciones sin dinero en efectivo se realiza por medios electrónicos, es decir sin recurrir a las tarjetas de crédito o de débito y, por supuesto, sin usar cheques y menos dinero en efectivo.

Pero como se ha dicho antes, las innovaciones en los sistemas de pagos no solo vienen de la mano de entidades financieras sino que es cada vez más grade el número de corporaciones no-bancarias que ofrecen los servicios de pagos como si fueran una entidad financiera, pero además son agregadores de medios pagos, como puede ser el caso de PayPal. El desarrollo más interesante se viene dando en las tiendas que crean sus propios medios de pago, entre los que se encuentran las tradicionales tarjetas de crédito de las grandes cadenas de tiendas, pero más interesante aún, y más reciente, los sistemas de voz desarrollados para reemplazar otros medios físicos. Así por ejemplo, la cadena de cafeterías Starbucks ha invertido una importante suma de dinero en Square, un proveedor de sistemas de pagos electrónicos para desarrollar un sistema que mediante el uso de dispositivos que operan comunicaciones a cortas distancias (NFC por sus siglas en inglés) pondrán en funcionamiento un sistema de pagos que le permitirá al cliente asomarse a la cafetería para hacer su pedido, emitir una señal desde su dispositivo móvil y pagar por su consumo con tan solo pronunciar su nombre, momento en el cual en la pantalla de los cajeros aparecerá la fotografía del cliente.

En suma, estas experiencias muestran que los sistemas de pago son una herramienta competitiva de una empresa, especialmente si esta se encuentra en el mercado al detalle y que los avances tecnológicos están abriendo un terreno fértil para hacer cada vez más fácil el comercio.



[1] Bank for International Settlements 2012. Innovations in retail payments. Report of the Working Group on Innovations in Retail Payments. May.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>