Al día con la economía

La depreciación del dólar

30 Jul 2012 0 comentarios
Depreciaicion_del_dolar

La depreciación que ha experimentado el dólar en el último tiempo, oscurecida un tanto por una alta volatilidad en los mercados cambiarios, trae consigo un conjunto de implicaciones sobre el futuro de la economía mundial. Para quienes están más interesados en sus efectos de corto plazo tal vez esto no sea tan evidente porque su atención estará más concentrada en los movimientos diarios de capital como efecto de las fluctuaciones en los mercados cambiarios; algo nada trivial, por supuesto, si consideramos que, en estos mercados, se transan trillones de dólares cada día. Pero la caída del valor del dólar puede estar marcando el inicio de cambios estructurales muy importantes. De hecho, se supone que debería ayudar al “rebalanceo” de la economía mundial, entendiendo por éste al proceso por el cual los países excedentarios de ahorros (asiáticos en su mayor parte) comienzan a consumir más y por lo tanto a demandar bienes de los países deficitarios (Estados Unidos y Europa, principalmente) para que estos últimos puedan exportar más y generar más ingresos, y así disminuir sus necesidades de endeudamiento. Esto es lo que parcialmente viene aconteciendo y le sirve a los Estados Unidos. Pero para que la historia sea completa, algo similar debería estar sucedido con el euro, sin embargo, los datos no parecen confirmar que esto sea así (ver Gráfico): el euro, perdió valor frente al dólar y recién ahora se ha fortalecido hasta quedar prácticamente en el mismo valor relativo de hace dos años atrás.

Tampoco parece que éste proceso pueda ser fácil de coordinar. Las tensiones comerciales entre China y Brasil pueden ser un ejemplo de las decenas de casos en los que los diferentes ritmos de apreciación cambiaria frente al dólar dejan a unos países en mejores condiciones de competir que otros. Una “guerra cambiaria” como la indicada en algún momento por el ministro de Hacienda brasilero, conduciría a que la lógica macroeconómica del “rebalanceo” de la economía mundial se descarrile. Infortunadamente hasta ahora no se ha logrado encontrar una manera objetiva de ordenar los ajustes de la economía mundial, especialmente de las políticas que en definitiva determinan el comportamiento de los mercados cambiarios. Estos no son los tiempos del patrón oro, pero tampoco es deseable volver a ellos. El mundo necesita un eje ordenador que aún es elusivo para políticos y académicos.

Mientras va discurriendo la depreciación del dólar se va dando inicio también al proceso de desplazar a la moneda norteamericana de su condición predominante en el mundo. Este será un proceso largo, pero inevitable. Largo porque todavía el 85% de las operaciones cambiarias del mundo se hacen en dólares; porque más del 60% de las reservas internacionales del mundo están denominadas en dólares; porque la mayor parte del comercio mundial se pacta en dólares; y, porque los precios de los productos que están en la base de la producción y la alimentación se cotizan en dólares. No obstante todo ello, el reinado del dólar como moneda global está en retirada. Las razones son múltiples comenzando por la formación de la zona del euro que aglutina a un bloque de naciones que, más allá de las debilidades de algunos de sus miembros menores, solo tiene que ganar si adopta una moneda común; esto es así porque su comercio intra-regional es el más importante para todos sus miembros. Adicionalmente, la China ha resuelto desprenderse del dólar y se ha fijado la meta de hacer del yuan una moneda de curso internacional antes de 2020. Si bien en este último caso es difícil que el yuan llegue a agrupar un bloque de naciones que lo adopte como moneda de referencia, como acontece con el euro o el dólar, la China, con solo materializar su comercio de bienes y servicios con el resto del mundo en su propia moneda, habrá despejado una tercera parte de las transacciones totales de dólares.

La depreciación del dólar es por lo tanto el signo de un tiempo en el que se vienen produciendo cambios muy profundos en la estructura del comercio internacional y del que seguramente deberá salir un nuevo sistema monetario que reemplace al que hemos conocido hasta ahora después de los acuerdos de Bretton Woods, en 1944.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>